¡Cuidado con las medicinas!


Este perrito es Lucky. A raíz de un bulto en una pata, en la farmacia le recetaron un antiinflamatorio para tomar tres veces al día. Pero cada dosis (tres veces al día) era siete veces superior a la que le correspondía por su peso.

Nos llegó casi muerto y sin comer. Fueron dos semanas de limpiar el riñón, suero, transfusiones, ... pero conseguimos sacarlo adelante y que sobreviviera,

Os insistimos en que el veterinario es el profesional preparado para diagnosticar una dolencia de un animal, y por supuesto para prescribir y pautar una medicación.

Lo más reciente
Síguenos
  • Facebook Basic Square
Buscar por Tags