El peligro de las espigas

May 25, 2016

 

Esta es la espiga que hemos extraído hoy del oído de Laika.

 

Aunque es muy molesto, se ha dejado hacer. Por suerte para ella, aún estaba a una profundidad en la que se podía alcanzar con las pinzas.

 

Con el buen tiempo, comienzan a desprenderse estas gramíneas, y pueden alojarse en ojos (lo tiene inflamado y/o a medio cerrar), oídos (va con la cabeza ladeada y/o la sacude con movimientos bruscos), entre los dedos (no para de lamerse la zona), etc.

 

Otro posible peligro es que se introduzca en su nariz, desde donde puede pasar al tracto respiratorio y pulmones.

 

En este caso concreto de la entrada por la nariz, es muy importante no demorar el tiempo: si ha estado en un campo de trigo o con espigas de cualquier tipo, y tiene una serie de estornudos, hay que asegurarse de que no hay ningún problema de este tipo. Aunque se le pase, y al cabo de un rato o al día siguiente vuelva a estornudar. Lo mejor es ir en seguida a verificar que todo está correcto.

 

Por su estructura, estas espigas avanzan con facilidad, pero el camino hacia atrás es muy complicado, ya que se "anclan" en el retroceso al abrirse los filamentos.

 

Ante cualquier duda de que pueda haber ocurrido, es imprescindible NO INTENTAR SACARLA, SINO LLEVARLE AL VETERINARIO DE INMEDIATO.

 

 

 

 

 

Please reload

Lo más reciente
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
Buscar por Tags
Archivo
Please reload